A 10 años del 2001, seguimos construyendo poder popular. Por una Argentina sin hambre, sin saqueo ni explotación

10 años nos separan de las jornadas del 19 y 20 de Diciembre de 2001, aquel levantamiento popular que derribó al gobierno de Fernando De La Rúa, y que hizo emerger una nueva etapa en la política argentina.

Gracias a la protesta en las calles, luego de largos años de acumulación de luchas populares durante los ´90 a lo largo y ancho de nuestro país,  pudimos derrotar a lo más nefasto del programa neoliberal, el mismo que en estos momentos queda hecho trizas en Europa. Sin embargo, hay que decir con claridad que luego de aquellas históricas jornadas no se pudo poner en pie una alternativa verdadera de los y las de abajo, que sea capaz de llevar adelante las transformaciones sociales profundas que necesita nuestro pueblo.

Algunas medidas efectivamente progresivas, aunque limitadas y parciales,  implementadas por los gobiernos de Néstor y Cristina Kirchner en estos ocho años (como la Asignación Universal por Hijo, la re­estatización de los fondos jubilatorios, el fin de la ley de radiodifusión de la dictadura, o los avances en el juzgamiento de las violaciones a los DDHH durante la última dictadura), todas ellas históricas reivindicaciones populares, no son parte de un programa integral capaz de superar definitivamente el hambre y la precarización de las condiciones de vida de nuestro pueblo.

Hemos logrado pasos importantes en términos de reconocimiento a las disidencias sexuales y a los derechos de las mujeres (matrimonio igualitario, ley de identidad de género, ley de educación sexual), pero sigue siendo difícil avanzar en la aprobación del derecho al aborto, y en general, al derecho a decidir sobre nuestros cuerpos y nuestras vidas.

Las organizaciones convocantes a este acto pensamos que cualquier proyecto emancipatorio es imposible manteniendo lo que hasta ahora han sido los pilares del llamado “modelo”: la sobreexplotación y exportación de bienes naturales por parte de corporaciones transnacionales; la “sojización” del campo; la rehabilitación de un entramado industrial extranjerizado, concentrado, y basado en variadas formas de sobreexplotación de la fuerza de trabajo (que hace que casi la mitad de nuestra clase trabajadora se encuentre hoy en condiciones de precariedad). Igualmente preocupante ha sido el procesamiento de dirigentes populares durante este tiempo, por lo cual consideramos necesario que todo el arco de organizaciones aquí presentes nos pronunciemos por el desprocesamiento y cierre de las causas a todos aquellos y todas aquellas que hemos peleado en las calles por nuestros derechos.

En el terreno de los derechos humanos, se ha establecido una lógica clasista, que deja en la impunidad los crímenes de los sectores más humildes por el gatillo fácil, o por la represión en los centros de privación de libertad, una lógica colonial, que invisibiliza la muerte de los luchadores y de las luchadoras de pueblos originarios o de países hermanos, una lógica patriarcal, que invisibiliza la muerte de mujeres por abortos clandestinos o víctimas de las redes de trata y de prostitución. Las cárceles son centros de criminalización de la pobreza.

Entendemos que el 2001 dejó un legado importante de experiencias organizativas de “los y las de abajo”, en cada lugar de militancia: en los barrios, en los lugares de trabajo, en las aulas, en las asambleas. El desafío de las organizaciones de nuestro campo popular será el de reforzar la construcción de un proyecto político emancipatorio, de carácter popular, anticapitalista, antipatriarcal, anticolonial, con perspectiva latinoamericanista y antimperialista, en una perspectiva socialista.

Creemos que el mejor legado que puede tener el 2001, en estos 10 años, es este tipo de encuentros: unitarios, sin mezquindades, ni sectarismo entre diferentes compañeros y compañeras, y con la vocación de reivindicar conjuntamente la mejor tradición de lucha de nuestro pueblo. Estamos convencidos y convencidas que la mejor forma de romper con la vieja politiquería y la mezquindad en la militancia, es tomar a la unidad como nuestra forma de construcción y no como un mal necesario; el mejor homenaje a los caídos y las caídas es el de encontrarnos en la calle cada vez más seguido peleando por lo que ellos y ellas pelearon.

Para poner en pie una Argentina donde no haya hambre, donde no haya saqueo y donde no haya explotación. Para poner en pie una Argentina de y para las grandes mayorías: de nuestro pueblo, de los trabajadores y de las trabajadoras, de los hombres y de las mujeres, de los campesinos y de las campesinas, de los pueblos originarios, de las diversidades sexuales, de la juventud y de los y las estudiantes. Esa será la mejor reivindicación que podremos hacerle al Diciembre de 2001, 10 años después.

­Contra la precarización laboral y por trabajo genuino

­Salario igual a la canasta familiar

­Condiciones dignas de empleo

­Por libertad y democracia sindical

­Por aborto legal, seguro y gratuito / Anticonceptivos para no abortar, aborto legal para no morir.

­Basta de femicidios / Contra toda violencia de género.

­ Por los derechos humanos de ayer y de hoy. Libertad a la Galle, Karina Germano y a todos los presos y todas las presas por luchar.

­Por el desprocesamiento de todos los luchadores y las luchadoras populares.

­ Por la anulación de las condenas a Fernando Esteche y El Boli Lescano.

­Aparición con vida de Julio López y Luciano Arruga.

­Basta de matar por luchar: juicio y castigo a los asesinos políticos y materiales de Mariano Ferreyra, Darío y Maxi, los hermanos Qom, los compañeros del Parque

Indoamericano y de Cristian Ferreyra.

­No a la Ley Antiterrorista.

­Basta de gatillo fácil.

­Por la unidad y la autodeterminación de los pueblos de

Nuestra América. No al gobierno golpista de Honduras. Por el retiro de las tropas argentinas de Haiti

­No a las bases norteamericanas y a la intervención imperialista.

­No al bloqueo de EEUU a Cuba. Por la defensa de la Revolución Cubana.

A 10 años de la rebelión popular del 2001… ¡Por una alternativa política de los de abajo, reivindicamos: democracia de base, asamblearia, la lucha en las calles y la construcción de poder popular!

ADEMYS, Agrupación Domingo Menna, AGTCAP (Asociación Gremial de Trabajadorxs Cooperativxs, Autogestivos y Precarizadxs), Agrupación Kiki Lescano, Agrupación Rodolfo Ortega Peña, Autodeterminación y Libertad, COB­La Brecha, Colectivo Desde el pie, COMPA (Coordinadora de Organizaciones y Movimientos Populares de Argentina integrada por: Cátedra Abierta de Estudios Americanistas; Centro Cultural de los Trabajadores; Colectivo de Educación Popular en Cárceles; Cooperativa de Educadores e Investigadores Populares; Espacio Chico Mendes; Estudiantes Críticos Lanús; Frente Popular Darío Santillán; Grupo de Estudios sobre América Latina; Juventud Rebelde 20 de Diciembre; Organización Popular Fogoneros; Corriente Rebelión; Socialismo Libertario; Casa de la Cultura Los compadres del horizonte; Asamblea popular de Beccar), CPS Rompiendo Cadenas, CTA Capital, CTD Aníbal Verón, FER (Frente Estudiantil Revolucionario), Fisyp (Fundación de Investigaciones Sociales y Políticas), MIR (Movimiento de Izquierda Revolucionaria), MNCI (Movimiento Nacional Campesino  Indígena), Movimiento Popular La Diginidad, MPR Quebracho, MULCS (Movimiento por la Unidad Latinoamericana y el Cambio Social), Pañuelos en Rebeldía

¡Ayudanos a difundir!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Print this page
Print
Email this to someone
email

También puede gustarle...