Coordinadora Sur, convocatoria. A las organizaciones y sectores en lucha del país: nacionalizar, profundizar y multiplicar la resistencia a las políticas neoliberales que hambrean al pueblo

1.­ La unidad y coordinación de las luchas es lo que permitirá una resistencia creciente y más efectiva ante el avance de las políticas neoliberales que explotan a los trabajadores, y marginan y hambrean al pueblo. Entendemos que esto no debe ser una consigna hueca, ni implica desconocer las diferencias (e incluso desconfianzas) que hay entre las distintas organizaciones que protagonizamos la lucha popular. Creemos que hace falta, al margen de esas diferencias, establecer los niveles de coordinación que sean posibles para hacer fuertes las luchas. Somos respetuosos de las diferencias que tenemos con algunas organizaciones en lucha, por ejemplo, respecto al posicionamiento electoral. Por eso planteamos la coordinación en la acción con todos los sectores más allá de las diferencias. Sin embargo, queremos ser claros en nuestro posicionamiento:

2.­ Ante las elecciones: el Poder Económico vota todos los días por medio de los mercados y sus hombres en el gobierno, nada de importancia para el pueblo se define en octubre. Creemos que toda la clase política está comprometida con el sostenimiento de este sistema de opresión. Ministros, diputados, intendentes y concejales “viven” de la política y se enriquecen con ella, por lo que deben cuidar y garantizar la “gobernabilidad”, es decir responder servilmente a los mandatos de los sectores financieros. Nada se elige en octubre que pueda beneficiar al pueblo, en el marco de esta situación social y política que describimos. El pueblo se expresa y en algunos casos llega a imponer decisiones de gobierno por medio de la confrontación directa, en la lucha en las calles y enfrentando y denunciando sin medias tintas a esta clase política funcional al poder económico, y no compartiendo bancas decorativas en legislaturas donde nada se decide. En esta etapa de resistencia queda claro que lo que se ha logrado en cuanto a la defensa de los derechos de los trabajadores y a conquistas populares como beneficios y proyectos de empleo para desocupados, se logró desde los piquetes y la confrontación. Que quienes se constituyeron en voceros de la lucha popular en esta etapa fueron y son quienes se juegan el pellejo en cada lucha, enfrentando a gendarmes o padeciendo persecuciones y cárcel, y no legisladores cuya principal arma es la expresión mediática, para, según dicen, defender los intereses populares, como si no supieran que dependen de los mismas corporaciones mediáticas que son un resorte fundamental del poder económico.

3.­ Se vienen luchas difíciles, necesitamos organizaciones sólidas: fuerte arraigo de base, formación en todos los niveles, prácticas democráticas de funcionamiento. El poder popular que se viene expresando en estas nuevas luchas y en las nuevas organizaciones que surgen al calor de la lucha, como marcan las mejores experiencias, se construye desde abajo, en el trabajo de organización de base: no alcanza con “movilizar a las bases”, ni con caudillos que “representen” a las bases: para que el pueblo sea protagonista de su propio destino, tiene que estar organizado y consciente de sus derechos. El cambio que aspiramos a conquistar en esta sociedad, empieza hoy mismo, y está al alcance de nuestras manos: las prácticas solidarias, las formas organizativas democráticas y de base, la formación y el estudio como elemento fundamental de la participación consciente y democrática, son los mecanismos que podrán garantizar que la fuerza popular que encare el gran desafío de transformar la sociedad, tenga la fortaleza suficiente para vencer.

4.­ la autonomía de las organizaciones populares: los únicos intereses que defendemos son los de los trabajadores y el pueblo. Creemos firmemente que las organizaciones populares que van surgiendo al calor de la lucha deben constituirse con independencia del estado y sus instituciones, los partidos políticos, las burocracias sindicales y la iglesia, para garantizar que los intereses de los trabajadores no se vean «manoseados» por el oportunismo de quienes tienen por objetivo desviar el protagonismo popular hacia la integración en un sistema que sólo apunta a perpetuar la dominación. Nada tienen que hacer los partidos políticos del sistema, ni la Iglesia, las burocracias sindicales ni los aparatos del Estado, en las decisiones de las organizaciones populares y los causes que deban tomar sus luchas. De ellos es la responsabilidad de la miseria y la explotación que padecemos, y sólo los trabajadores y el pueblo podrán revertir esta situación si se constituyen en sujetos autónomos, con sus propias organizaciones que garanticen sus propios intereses de clase. La afirmación de este criterio de autonomía no nos impide coordinar en la lucha con toda organización popular que exprese objetivos comunes con nuestra lucha, es decir, que defienda los intereses populares enfrentando a este modelo neoliberal

5.­ El cambio social como aspiración última de nuestra lucha. Nuestra consigna también incluye la aspiración a un Cambio Social: sabemos que la desocupación y la marginación, así como la explotación de los trabajadores ocupados, el avance sobre la educación y la cultura popular, no son consecuencias “no deseadas” de este modelo, sino la razón de ser de este sistema capitalista que deberemos derrotar para construir una sociedad nueva, en la que no exista la explotación del hombre por el hombre. Elegimos un camino largo y difícil, pero el único que podrá resolver de raíz las injusticias que como pueblo padecemos. Y para recorrer ese difícil camino, los pequeños pasitos que estamos dando nos van dejando algunas enseñanzas: solo es posible avanzar cuando el pueblo, a través de la lucha, va tomando conciencia de su propio destino.

Coordinadora Sur: Coordinadora de Trabajadores

Desocupados La Plata, Lanús y Quilmes; Movimiento de Trabajadores Desocupados “Teresa Rodríguez” Fcio. Varela; Movimiento de Trabajadores Desocupados Alte. Brown; Movimiento de Trabajadores Desocupados “Teresa Rodríguez” Solano, Quilmes; Movimiento de Trabajadores Desocupados Lanús; Movimiento Teresa Rodríguez; Comisión de Desocupados de Monte Chingolo y R. De Escalada; Movimiento de Trabajadores Desocupados y Ocupados Fcio. Varela; Movimiento Desocupados de Merlo; Hombre Nuevo Capital.

Sur del Gran Buenos Aires, lunes 23 de julio de 2001

¡Ayudanos a difundir!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Print this page
Print
Email this to someone
email

También puede gustarle...