Ni los pobres ni la clase media

Salimos a pegatinear por los barrios Libertador y Costa Esperanza de San Martín para dejar en claro que es el momento de que la guita la pongan las grandes fortunas !
En la Argentina y América Latina es urgente que aquellos que concentran las grandes riquezas aporten de una vez por todas. A través de la historia han acumulado riquezas explotando al pueblo trabajador y evadiendo impuestos, llevándose sus fortunas a paraísos fiscales en el exterior.
En nuestros barriadas la necesidad es enorme. Las poblaciones más vulnerables y necesitadas que han sido excluidas de gozar de la repartición de las riquezas, están padeciendo la miseria cotidiana por el sólo hecho de ser parte del descarte social.
El impuesto a las grandes fortunas afecta a quienes poseen más de $200 millones. Le corresponde a 298 personas (0,02% de la población argentina) que acumulan la mitad de los bienes personales declarados ante la AFIP (casas, autos, etc.) en todo el país. Implica recaudar $300 mil millones, cuya mitad será aportada por quienes tienen más de $3 mil millones: 253 personas.
Hablemos de privilegios…
¡Ayudanos a difundir!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Print this page
Print
Email this to someone
email

También puede gustarle...