La economía popular es trabajo. Y llego para quedarse.

Durante estos días se ha hablado mucho sobre la idea de “convertir los planes sociales en trabajo”. A pesar de la mejor buena voluntad que puedan tener quienes hacen este planteo, se hace necesario empezar a aclarar algunas cosas. Quienes hoy perciben un “plan” no solo trabajan sino que además tienen varios trabajos de variada extensión horaria. Solo un millonario puede vivir sin trabajar en Argentina.
1) El Programa Potenciar Trabajo no es un “plan social” sino un programa de fortalecimiento a la economía popular por el que se consiguió un salario social complementario, es decir un complemento salarial para el trabajo que se realiza.
2) La economía popular aglutina una cantidad de ramas y tareas de quienes nos inventamos nuestro propio trabajo. Tareas de reciclado, producción textil, construcción, agricultura familiar, comercialización de alimentos, tareas socio comunitarias son las que realizamos todos los días y que demostraron ser esenciales durante la pandemia.
3) El trabajo no es lo mismo que el empleo. El empleo registrado ha caído en Argentina y aun en el mejor momento de crecimiento económico, el sistema laboral no logra alcanzar a toda la población en edad laboral. Si alguien piensa que la “reactivación económica” se derrama en los y las de abajo, nos vamos a volver a equivocar. Que hicimos? Trabajamos y logramos salir adelante como pudimos. Milones de personas trabajan todos los días, aun cuando ese trabajo sea “informal” no cuente con los derechos que nuestro pueblo trabajador lucho y conquisto a lo largo de los años.
4) El trabajo en la casa, las tareas de cuidado, son trabajo. La venta ambulante, el cartoneo, las changas son trabajo. Solo que no tienen derechos laborales.
5) La economía popular llego para quedarse. Es una economía que no pone en el centro la ganancia y el lucro sino la vida. Tiene capacidad para aportar a reconstruir la Argentina, para construir otro modelo de consumo y generar un comercio justo, para generar soluciones al déficit habitacional y aportar a la integración urbana de los barrios populares, de construir un modelo de reciclado que respete y cuide el ambiente, de generar espacios para cuidar a nuestros abuelos, a nuestros niños y niñas, a promover una vida sin violencias.
La economía popular es trabajo.
Y llego para quedarse.
¡Ayudanos a difundir!
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Print this page
Print
Email this to someone
email

También puede gustarle...